Hoyo 19 Columnas

Opinión: Para Joaquín Niemann esto es sólo el comienzo

Joaquín Niemann alcanzó el segundo puesto del World Amateur Golf Ranking y de paso registró otro hecho histórico para el golf nacional.

Compartir
(Atsushi Tomura/Getty Images for TOYOTA Junior Golf World Cup)

A veces cuesta darse cuenta de muchas cosas, a pesar de que están a simple vista. “Joaco” Niemann, de 18 años, está logrando resultados y registros inéditos en la historia del golf aficionado chileno. Claramente acá en Chile esto ya no es sorpresa alguna. Cada vez que Niemann se para en el tee del hoyo 1, en cualquier torneo nacional, profesional o amateur, es favorito.

Lo ha demostrado ganando en casi todas las canchas del país y en el extranjero, de a poco, el nombre de Joaquín empieza a tomar fuerza. Su último triunfo en Innisbrook, sólo sigue ratificando su condición de futura estrella y con el paso al profesionalismo por parte del australiano Curtis Luck, la clasificación mundial de aficionados vio como por primera vez un chileno lograba llegar al segundo lugar del escalafón.

Y no es que Chile no haya tenido buenos aficionados. Benjamín Alvarado también tuvo una fructífera carrera amateur, mientras que por su cuenta, Guillermo Pereira logró ubicarse un buen tiempo entre los 10 mejores jugadores del mundo aficionado.

Pero lo de Niemann es distinto. Ha ganado prestigiosos eventos fuera del país, como el Junior Orange Bowl, el IMG Junior World Championship (dos veces), el Canadian International Junior Challenge, el Mundial Junior y ahora último el TaylorMade-adidas Golf Junior at Innisbrook. Todo esto sin ni siquiera haber entrado a la universidad.

Quiero detenerme un poco en esta última frase. El hecho de que Niemann esté consiguiendo tantos triunfos antes de entrar a la competitiva liga de golf universitaria es algo digno de admirar. De los 10 mejores del ranking aficionado, “Joaco” es el único menor de 20 años y no ha disputado ningún torneo válido por la NCAA.

Desde que el español Jon Rahm se hiciera profesional, Maverick McNealy, actual número uno del mundo amateur, junto a Luck se fueron alternando la primera casilla de la clasificación, donde Niemann se había mantenido estable en el tercer puesto. Estamos hablando de dos chicos que han destacado tanto en el mundo aficionado, que han disputado varios torneos profesionales del PGA Tour y otras giras grandes. Luck fue campeón del U.S. Amateur en 2016 y además consiguió el título en el Asia-Pacific Amateur Championship, eventos que le dieron un cupo en el Masters, donde terminó como el segundo mejor amateur.

Vuelvo a insistir, todos los logros conseguidos por Niemann han sido sin disputar los eventos que más puntos entregan para el ranking, por lo que su ascenso a la primera casilla es algo, prácticamente, inminente.

Hay dos escenarios en los cuales el prodigio nacional podría lograr la histórica hazaña.

El primero, que McNealy (que está en el último año de universidad) decida hacerse profesional, dejando la puerta abierta para que el chileno ocupe el primer puesto. Este escenario es algo incierto todavía, ya que McNealy ha declarado que no tiene claro aún si se hará “pro” o no.

El segundo es que Niemann lo desbanque a punta de buenos resultados con la Universidad de Florida del Sur, un escenario realmente factible. Todo dependerá de la velocidad de adaptación de Joaquín al mundo universitario norteamericano. Con otro chileno, Claudio “Yayo” Correa, ya jugando en USF, esa adaptación puede ser más fácil.

Si Niemann consigue llegar al primer puesto del orbe antes de que termine el 2019, se uniría al selecto grupo de jugadores que han llegado al primer puesto del ranking antes de cumplir 20 años de edad. Estamos hablando de compartir este logro con jugadores como Jordan Spieth, Matthew Fitzpatrick, Rickie Fowler, Matteo Manassero y y Rory McIlroy, entre los más conocidos.

Esto es sólo el comienzo para Joaquín Niemann. Su actual desarrollo como golfista ya lo encumbra como el mejor amateur de la historia en Chile y en un tiempo más podría ser el número uno del mundo aficionado.

Así que hay que estar atentos. Estamos en presencia de un talento que no aparece todos los días. Es como cuando veíamos a un adolescente Marcelo “Chino” Ríos hacerse un camino entre los mejores tenistas del mundo. El techo de “Joaco” parece no tener límites.

Si las cosas siguen el curso actual, tendremos un tremendo representante entre los mejores del mundo. Falta mucho camino que recorrer aún, pero la esperanza (más que nunca) de tener a un compatriota en la élite del golf mundial profesional, es inevitable.