Hoyo 19 Columnas

Opinión: El espíritu deportivo en el golf

Claudia Camargo, árbitro de golf y coordinadora de Escuelas de Reglas de la FChG, nos da su opinión respecto a lo que sucedió recientemente en el Sudamericano Juvenil.

Compartir
(Scott Halleran/Getty Images)

La semana pasada en el Campeonato Sudamericano Juvenil en Brasil, ocurrió un hecho desafortunado. En mi opinión, una falta al espíritu deportivo (sportsmanship) y a la honestidad que son pilares fundamentales de todos los deportes y en particular del golf.

Tras entregar las tarjetas, el anotador de un jugador, más el otro integrante de un grupo hicieron una denuncia ante el comité de reglas alegando que el jugador “A”, en repetidas ocasiones, colocó  su pelota más cerca del hoyo al reponerla en el green. El comité escuchó la versión de los tres jugadores y decidió que había suficiente evidencia para penalizar al jugador “A” con la descalificación (ver decisión 33-7/6 en el libro de Reglas).  El anotador fue descalificado por haber firmado una tarjeta sabiendo de antemano que se había infringido una Regla en varias ocasiones sin que éste anotara la penalidad.

En este caso específico, al supuestamente colocar la pelota en un lugar distinto al lugar en donde estaba estacionada originalmente, los co competidores podrían haberle dicho al jugador y éste podría haber levantado la pelota y colocado en el lugar correcto, no incurriendo en penalidad alguna.

Si se dieron cuenta una vez que el golpe fue realizado, podrían haberle dicho al jugador en ese momento, lo cual le hubiera dado al jugador dos golpes de penalidad y seguramente la supuesta infracción no se habría repetido.

Por último, podrían haber llevado el tema a discusión antes de entregar la tarjeta. Tristemente, los “podrían” no existen.

El conocimiento de las Reglas, responsabilidad de todo jugador, nos ayuda a salir de problemas (por ejemplo, qué  hacer cuando una pelota está en una posición injugable); a tratar de evitar situaciones que nos penalicen (si yo sé que no puedo tocar impedimentos sueltos en un búnker, no voy a quitar una hoja que está muy cerca de mi pelota y que va a hacer el golpe más complicado) y a proteger los intereses de todos los competidores.

Ojalá que todos los jugadores hicieran un esfuerzo por tratar de evitar que otros cometan penalidades  cuando esto sea posible. Este debería de ser el verdadero espíritu deportivo, que es una parte integral del golf.