Hoyo 19 Edición Impresa

Alfredo Mahana, el timonel del club de golf más antiguo de Chile

Tras un intenso mes de enero, Alfredo Mahana conversó con Golf Digest Chile sobre la relación de su familia con este deporte, su rol como dirigente y el futuro de su club y el golf en nuestro país.

Compartir
Alfredo Mahana
Alfredo Mahana (Rodrigo Soto/Golf Digest Chile)

Es la última vuelta del Dobles de Granadilla. Alfredo Mahana se encuentra en el hoyo 4 cuando contesta el teléfono para confirmar su presencia en el clubhouse de Granadilla para conceder esta entrevista. Pocos minutos después llega al living principal del club de golf más antiguo del país. “Ya sabes”, dice, “acá hay mucho trabajo que hacer”. Y claro, Mahana, como presidente del club, quiere estar presente en todas las actividades que se realizan en el lugar que vio crecer a sus hijos y en el que ha invertido una importante parte de su vida para contribuir a su crecimiento.

En pleno desarrollo de la competencia, recuerda a Juan Sarraf, quien invitó a su cuñado Gabriel Tumani y a él para integrarse al club en 1989. Después de casi 30 años como socio y su paso por distintos puestos en la dirigencia de este establecimiento, el presidente de Granadilla habla sobre su paso por la Federación Chilena de Golf, de aciertos y errores, recuerda los mejores momentos de su trayectoria y pone una mirada optimista sobre la institución que dirige.

• • •

¿Cuando llegaste a Granadilla lo hiciste por el golf o por la diversidad de actividades que ofrece el club?

Yo no conocía el golf. Cuando joven fui atleta, lanzador de bala, disco y martillo y no tenía ninguna relación con el golf y llegué al club por la opción de llegar a un club deportivo en donde pudiera hacer vida familiar y de grupo. No lo hice por el golf.  Después, como mis hijos entraron al colegio, siempre los fuimos acompañando en sus actividades. Por eso me empecé a involucrar de a poco en el golf, cuando años después ejercí como vice capitán de menores, después pasé a ser capitán de menores, posteriormente fui capitán del club, luego cumplí mi primer período como director (2000-2003), más tarde estuve un año afuera y volví como capitán del club. Tras eso, tuve mi segundo período como director (2006-2009), nuevamente estuve fuera por tres años y de ahí me incorporé como director de la Federación Chilena de Golf, y el 2011 volví a entrar como director del club completando ahora dos períodos que termino en junio de este año.

• • •

¿Cuál es el atractivo de ser dirigente?

Yo creo que son cosas que de cierta manera se heredan. Mi padre fue dirigente deportivo del básquetbol y fue dirigente del Club Árabe. En la familia de mi mamá fueron todos basquetbolistas y algunos de mis tíos también fueron dirigentes. Yo creo que eso se debe llevar en la sangre, pero en el fondo, lo que a mí me gusta es organizar y hacer cosas. Me van a criticar porque hice, pero no porque no hice. Yo prefiero que me critiquen porque hice o intenté hacer cosas, pero no por ser un director pasivo. En ningún directorio de los que he estado he sido pasivo. Mi intención, primero que todo, es hacer las cosas bien y buscar mejoras. Ahora, no sé si afortunada o desafortunadamente, siempre he llegado a cargos de tesorero. En dos de los cuatro períodos en Granadilla he sido tesorero y después pasé a ser presidente. En la federación, en mis seis años que estuve, fui el tesorero. Entonces, como que a uno lo persigue la administración de las lucas. Será porque uno lo hace bien, pero en el fondo me gusta.

• • •

¿Cuál es la situación actual de Granadilla?

El 7 de noviembre cumplimos 120 años. Una tremenda trayectoria, una tradición que hay que mantener. Yo sé que los tiempos cambian y hay que modernizarse, pero hay ciertas cosas que se deben mantener. Granadilla hoy en día, en lo económico, es un club sano. Estamos con nuestras finanzas equilibradas. En lo deportivo, pasamos por un mejor minuto y eso hay que reconocerlo. Tuvimos una época en que contábamos con un Fernando Prieto, un Gabriel Tumani, Nicole Perrot… éramos exportadores de jugadores de primer nivel, como también es el caso de Cristóbal Del Solar. Tuvimos jugadores que fueron varias veces nominados a las selecciones de la Federación. Hoy, al parecer viene un grupo más abajo, pero se nos produjo un vacío ahí, que no tengo claro por qué pasó.

• • •

Se comenta que Granadilla es un club que ha envejecido y que se ha perdido esa base de jóvenes que tradicionalmente tuvo. ¿Compartes esa visión?

El promedio de edad de los socios de Granadilla es de 60 años y es porque las oportunidades laborales de los jóvenes no están acá en Viña. Están en Santiago. Lo vivo en carne propia con mis hijos. Dos de ellos viven en Santiago porque las oportunidades laborales están allá. Eso es lo que en verdad está ocurriendo. Uno puede pensar que en 20 años sí va a estar con gente, después se va a producir un espacio. Obviamente cuando la gente ya es mayor y quiere venir a Viña por tranquilidad, vuelve al club. Esta es una situación que nos tiene preocupados y estamos viendo alguna manera de revertir eso. Estamos en una campaña para encontrar una solución.

• • •

¿Se ha barajado alguna fórmula para atraer a gente más joven al club?

Estamos haciendo algunos convenios para atraer socios entre los 30 y 50 años y nos está dando resultados. A su vez, estamos incrementando el plantel de socios porque como ingresan, se van.

• • •

¿Por qué le recomendarías a alguien que se hiciera socio de Granadilla? ¿Cuál es la oferta del club?

Alfredo Mahana (Rodrigo Soto/Golf Digest Chile)(Rodrigo Soto/Golf Digest Chile)

Lo fundamental es el entorno a cinco minutos de Viña del Mar que no lo tiene nadie. Estas 105 hectáreas de áreas verdes, de aire limpio de tranquilidad, no la encuentras en cualquier parte. Segundo, el que quiera practicar golf se va a encontrar con una cancha que, a decir de muchos, es una cancha interesante, atrayente y desafiante, porque tienes fairways angostos y greens chicos. No es llegar, pararse y pegar a la pelota, porque nunca vas a estar parado con un stance plano, como se usa en Santiago. Por lo tanto, es atractiva para los golfistas. Hace algunos años vino una delegación de Escocia a jugar. Recorrieron varias canchas en Chile y más tarde nos enviaron una carta, diciendo que a ellos les había llamado la atención dos canchas: Las Brisas de Chicureo y Granadilla. Especialmente Granadilla, porque antes de pegar, uno tiene que pensar en lo que va a hacer, ya sea por el stance, por el viento o por los greens.

Además, tenemos piscina, tenemos cuatro canchas de tenis, tenemos paddle, tenemos squash. Esa es la oferta. Lo hemos hablado como directorio y creemos que hay que buscar algo más para el matrimonio joven, para la familia. Estamos abocados a eso y esperamos poder llegar a nuestro objetivo.

• • •

¿Cuántos socios tiene Granadilla actualmente?

Hoy tenemos 540 socios y alrededor de un 25% son golfistas.

• • •

¿Qué trabajo hace actualmente Granadilla con los niños?

Tenemos una escuela que está yendo de menos a más. Hace años, 10 años atrás, Granadilla tenía una escuela con 120 niños. Era realmente un orgullo. Teníamos 7 u 8 profesores para los distintos niveles. Hoy, el cambio de forma del colegio –nosotros tenemos clases los sábados y domingos– nos ha complicado para seguir adelante con nuestro proyecto con los niños. Muchos colegios tienen rugby o fútbol los sábados en la tarde y nos estamos adaptando a las necesidades. Vienen surgiendo algunos niños buenos. La escuela, lentamente, se está posicionando. Tuvimos una escuela de verano con una asistencia espectacular de 80 niños, lo que nos dejó tremendamente contentos.  Tenemos que seguir trabajando. A mí me enseñaron que trabajo, trabajo y más trabajo es la única manera de conseguir lo que uno se propone.

• • •

¿Cuáles crees que son las mayores dificultades que se encuentran a la hora de desarrollar el golf al interior de un club?

En un club de golf, el costo más alto es la mantención de la cancha. Esta es una cancha que está en una ladera de cerro, que la base es arcilla y crece chépica peruana. Cuando tú hablas con entendidos en canchas dicen que no lo pueden creer, que esta combinación que se da aquí no es viable y no saben cómo tenemos esta área verde. Tenemos un conjunto de pastos en que convive la chépica peruana, una ballica y una serie de tipos de pastos que hace que sea algo no tradicional. Para hacer eso, hay que mantener la cancha y para mantenerla en buenas condiciones hay que tener buena maquinaria. Granadilla pasó mucho tiempo con falencia de maquinarias. Afortunadamente, el año pasado, trajimos maquinaria que nos permitió renovarla, y hoy nos deja con máquinas de bastante buen nivel que nos ha permitido mejorar los cortes de fairways. He conversado con muchos jugadores de afuera y me preguntan qué pasó con Granadilla que se ve más pasto. Mejoramos la calidad del corte, les respondo. Tenemos mejores máquinas de greens, tenemos más aireadoras.

Estamos tratando de hacer una mejor cancha. Esta cancha, en esta ubicación, ya tiene más de 80 años, donde hay greens originales de esa época, salvo tres de ellos. La teoría dice que cada 20 años uno debería levantar un green para hacerlo de nuevo. Aquí hay greens de 80 años y la pelota sigue corriendo exactamente igual y pone nerviosos a todos los jugadores, porque el que viene a Granadilla viene porque sabe que los greens de Granadilla son endemoniados.

No es fácil llevar un club, tiene muchas cosas. He conversado con pares míos en otros clubes y también tienen problemas con la cancha y financieros. Lamentablemente, con el ritmo de vida actual, todo el mundo anda apurado y perder cinco horas jugando golf no es muy atractivo. Hay algunos que están estudiando hacer campeonatos con una cantidad menor de hoyos. Otros dicen que se está estudiando la fórmula de agrandar la taza del hoyo para aumentar la facilidad para jugar y bajar los tiempos de juego. No sé qué pasará.

Alfredo Mahana (Rodrigo Soto/Golf Digest Chile)

• • •

Fuiste tesorero en la Federación Chilena de Golf durante tres períodos, ¿cómo fue tu experiencia en esa institución?

Primero que todo, me deja una sensación de haber hecho la pega, de haber tenido un directorio súper responsable y organizado. Algunas veces cometimos errores, pero lo principal para mí fue el respeto de los directores hacia la función del tesorero, especialmente del presidente. No se gastaba un peso sin estar de acuerdo luego de consultar. Eso llevó también a tener buenos resultados. Hoy día la Federación Chilena de Golf es una institución sana. Puedo decir que recibimos una carta del IND felicitándonos por cómo se presentan nuestros proyectos y por la claridad de las cosas que uno hace.  Por otro lado, yo creo que, de repente, como federación nosotros no supimos cómo vendernos. Si la gente supiera la cantidad de jugadores que se envían al extranjero no lo podrían creer. La cantidad de plata que se gasta en enviar equipos y jugadores a distintos torneos que recibimos invitaciones es inmensa. Es más, antes mandábamos a los jugadores, después empezamos a enviar a los jugadores con su coach, después con preparadores físicos y ahora con psicólogos. Ha habido un avance en ese sentido en cómo se presenta los equipos de la federación y ahí están los resultados que se han obtenido, ganando la Copa Los Andes, el caso de Joaquín (Niemann), etc. Fue una experiencia enriquecedora.

Yo les decía a los directores que 8 son de Santiago y que yo era el único provinciano, y más encima el tesorero. Pero créeme que siempre hubo un respeto con la función de mi cargo y yo creo que eso fue primordial para tener una gestión exitosa como la que tuvimos.

• • •

¿Cuál es tu percepción del estado actual del golf en Chile?

Si me voy a los números, tendría que decirte que, en rigor, este año (2016) hubo un 5% menos de salidas a la cancha que el año pasado y entiendo que a nivel mundial también ha bajado. Si mal no recuerdo, creo que tenemos alrededor de 360 mil salidas al año en Chile. El 5% de eso bordea las 18 mil salidas, que es un número importante que podría ser las salidas de todo un año de algún club de Santiago. Entonces, eso te indica a ti que algo está pasando. Ahora, tampoco podemos olvidar que el 52% de las salidas del golf chileno las tiene Santiago. La Asociación Río Aconcagua tiene el 28% y el Cordillera la tiene el 7%. Si tú sumas, tienes como resultado que estas tres asociaciones suman casi el 90% y les entregas al resto del país un 10%, en números redondos.

• • •

¿Crees que los clubes de golf deberían abrirse más al público?

Cuando a mí me hablan de cancha pública y el green fee que cobra la cancha pública comparado con el derecho de visita de un club privado, no sé hasta qué punto hablamos de cancha pública, porque el green fee que cobra la cancha pública no es barato, y si tú consultas cuánto cuesta un derecho de visita en una cancha privada, hay clubes en que su valor puede estar muy cercano.

• • •

Pero en muchos clubes privados, aun pagando, tampoco puedes acceder, a menos que tengas algún vínculo con un socio.

Sí, está bien, pero yo pienso que hoy los tiempos han cambiado. Los clubes, salvo los de Santiago, no sé si están tan cerrados como antiguamente, porque hoy en día tú necesitas ingresos para poder sacar adelante los clubes. Ahora, tú te puedes insertar en la comunidad como club de golf y también te puedes insertar en la comunidad como obra social. Nosotros como Granadilla tenemos dos escuelas. Tenemos la AUSPAUT, donde atendemos a esos niños y por otro lado la escuela La Parva, que los ayudamos, los traemos y les estamos enseñando a jugar tenis. De esa escuela tenemos dos niños que están más avanzados y los tenemos compitiendo a nivel regional.

Entonces, yo creo que uno tiene que insertarse en la comunidad para que la gente lo conozca, para que vea qué es un ente deportivo. Al viñamarino tú le preguntas sobre Granadilla y hay mucha gente que no lo conoce y otros que tienen alguna palabra que no sé si es despectiva, que creen que es un club de “cuicos”. Eso ya no es así. Eso fue en otros tiempos.

• • •

Volviendo al golf mismo, ¿cuál es tu jugador chileno favorito y por qué?

Nunca he sido un buen jugador de golf. Por lo general juego poco. En la federación mi fuerte no era la parte deportiva. Yo escuchaba las nominaciones y estaba bien. Para mí, un jugador que tiene un tremendo potencial, que lo encuentro un caballero, que lo he visto jugar desde chico, es Joaquín Niemann. También me gustan Cristóbal Del Solar y Antonio Costa. Son jugadores que los conocí acá desde que eran niños. El mismo Benjamín Alvarado. Lo recuerdo cuando hace diez años venía a jugar el Abierto de Menores.

No tengo un jugador único. Me gusta ver jugar buen golf, disfruto viendo que lo que para uno es tan difícil, ellos lo hacen tan fácil.

• • •

¿Cómo ves a Granadilla en 50 años más?

Como uno lo quisiera ver. Un tremendo club, consolidado, con una oferta de deportes y actividades variadas, cosa que cuando un grupo familiar tenga la posibilidad de decidir no pueda dejar de pensar que Granadilla es su opción porque tiene todo tipo de deportes, tiene actividades para la familia.

También me gustaría ver a Granadilla con una cancha con riego automático, con una escuela de menores que esté aportando con jugadores al ámbito nacional. Así me gustaría verlo.

• • •

¿Algo que quieras agregar?

Sólo decir gracias a todas aquellas personas que confiaron en que yo podría hacer una gestión tanto en la federación como en Granadilla. Espero no haberlos defraudado. Estoy agradecido de la vida, de haber tenido el privilegio de comandar el club más antiguo de Chile y el tercero más antiguo de Sudamérica y aportar un granito de arena para que la ciudad de Viña del Mar tenga un club de golf que se merece..