Equipamiento Gadgets

Apps, apps, apps

Todos hemos escuchado en más de alguna oportunidad que el golf es un juego de promedios. En realidad más que un juego de promedios, es un juego de desviación de promedios.

Compartir
Rodolfo Spichiger (Rodrigo Soto/Golf Digest Chile)

Más de alguno se va a sentir identificado con la siguiente experiencia: En la timba del fin de semana es recibido un invitado desconocido que algún integrante trajo por esta única vez. El invitado luce un flamante hándicap 22 y después de verlo hacer un par de swings de práctica, el hándicap parece corresponder, por lo que sin más discusión, se inicia el juego. Al término del día, el ilustre invitado no encuentra nada mejor que pegar 78 con su flamante 22, llevándose hasta las monedas que tenías guardadas en el fondo del bolso. No vamos a crucificar a ese invitado en forma instantánea. Es más, mi recomendación es que lo inviten de nuevo y le jueguen el doble.

Como el golf es un juego de caballeros y la honestidad es lo que nos caracteriza, la probabilidad de recuperar el dinero perdido es alta (ojo con los supuestos de los valores del golf. Ya volveré a hablar sobre eso).

Un jugador de mediano nivel puede que en promedio juegue un hándicap 22, pero su desviación es mayor que la de un hándicap de una cifra, por lo que así como este invitado pegó 78, les aseguro que una tarjeta con 100 palos va a llegar (seguimos asumiendo que los valores del golf se respetan). Más aun con la presión que va a tener al estar todos pendiente de él.

En el PGA Tour se llevan estadísticas de todo lo que los jugadores hacen, desde el porcentaje de putts desde una distancia determinada hasta la velocidad de su swing, y las correlaciones que tiene una variable con otra (uno puede terminar mareado con la cantidad de información que hay). Es por eso que la forma con la cual están midiendo el desempeño actualmente se relaciona con el promedio de todo el resto de los jugadores. En otras palabras, es la desviación que tiene cada uno del promedio. De esta manera, se miden golpes ganados de tee a green, golpes ganados en el approach, etc. Lo que se persigue es tener información que permita saber por qué ese jugador ganó, más allá de la rigurosidad de la cifra que indica que pegó menos palos que sus competidores.

Nosotros, los golfistas aficionados, no tenemos quien nos mida y nos indique por qué hicimos los palos que hicimos, o cuántos putts pegamos, o cuántos fairways acertamos, etc. Muchas veces, tener esos datos nos puede dar una claridad de qué es lo que tenemos que practicar y mejorar. Tener esas estadísticas es bastante más simple de lo que uno cree (y como veremos, nos ayudan a mantener los valores del golf).

Existen innumerables aplicaciones creadas para nuestros teléfonos celulares que nos ayudan no sólo a llevar scores, sino además estadísticas, matches e incluso algunas para los “timberos”, que nos entregan la oportunidad de llevar los scores en línea de todos los jugadores en cancha, aunque no vayan jugando en el cuarto junto con uno.

Aquí les describiré dos de ellas.

mscorecard

La aplicación es gratuita y está disponible en iTunes Store y Play Store. Basta crear un perfil de usuario para que pueda ser usada. Puedes descargar más de 50 mil canchas alrededor del mundo y encontrarás todas las canchas que hay en Chile. Al usar el GPS del teléfono te entregará una gráfica de los hoyos, tu ubicación y distancias a diferentes puntos.

Puedes crear jugadores, los cuales quedan almacenados en tu cuenta, de manera que cada vez que juegas con ellos vas a tener registrado sus scores. En cada hoyo puedes anotar el score, el palo que usaste, si acertaste o no el fairway, cuántos putts pegaste, las distancias promedio, los palos de castigo, etc. Su virtud es que de forma muy simple llevas la tarjeta de todo tu cuarto y te permite, al terminar, obtener las estadísticas de tu juego.

Además, te permite analizar a cada jugador que tengas creado y sus estadísticas. Se pueden crear matches entre jugadores, de manera de llevar a la “Timba” bien controlada.

Según mi opinión, es la aplicación más simple y rápida de llevar, y entrega toda la información necesaria para un jugador. Ojo, que al usar el GPS, el consumo de batería es muy alto, sin embargo se puede deshabilitar y optar por el uso del láser que acarreamos en el bolso.

vpar

Esta aplicación te entrega todo lo que mencionamos para mScorecard, sin embargo agrega noticias e información que, a mi modo de ver, es preferible buscar en la web o redes sociales. Su principal atributo es que permite llevar los scores de la “Timba” en línea independientemente del cuarto en que se encuentren los jugadores. Para lo anterior, a lo menos un integrante por cuarto debe tener la aplicación instalada en el teléfono, para luego crear el partido añadiendo a los integrantes antes del juego. De esta manera, si todos ingresan los scores, sabremos el rendimiento de cada uno de ellos al mejor estilo PGA Tour Live Scoring.

Les dije al principio que iba a volver sobre los supuestos del golf. Como sabemos, nuestro querido juego es capaz de mostrar lo mejor y lo peor de las personas, y la honestidad y caballerosidad que tanto predicamos, más veces que la que nos gustaría, terminan siendo sólo palabras al viento.

Sin embargo, les cuento que tengo más de 180 vueltas registradas en mi teléfono, con 47 jugadores distintos con los que he jugado más de 5 veces, y les puedo decir que independientemente del hándicap que me diga que tiene, yo le puedo decir a ese jugador exactamente cómo ha jugado conmigo -estadísticas incluidas-, por lo que de alguna manera estoy ayudando a que los valores que tanto predicamos se cumplan un poco más, evitando situaciones como las que me tocó vivir en un campeonato de una marca automotriz, donde se jugaba por viajar a una final mundial en el extranjero y en la cual dos personajes ni se arrugaron para ganar con 48 puntos stableford, jugando en la modalidad de golpes alternados.

Una última recomendación: no usen estas aplicaciones en campeonatos. El teléfono durante una vuelta de campeonato es mejor que permanezca apagado.

Think Young Play Hard.